Iglesia de la Purificación

Construida en el siglo XVII sobre una antigua iglesia gótica de la cual sólo queda la nave central y el ábside poligonal. Destaca su portada plateresca con arco de medio punto de dovelas decoradas, enmarcado por un orden de columnas estriadas adosadas así como la talla de Ntra. Sra. La Virgen del Cid en su interior. También destacan las capillas que fueron financiadas por ricas familias de La Iglesuela como los Aliaga o los Matutano.